07 julio 2017

Rubén Sánchez Fernandez




Rubén como yo apenas te conozco 😊, ya que no lo has contando tú, no lo voy a contar yo…  prefiero que te presentes tú, que nos dirías sobre ti

Hola a todos. Me llamo Rubén Sánchez, tengo la nada despreciable cantidad de 39 años, cada vez más canas y las estanterías repletas de libros. Lo que, unido a mi afición por viajar, me concede una perspectiva bastante completa de este asunto que es la vida.

¿Cuándo se te pasa por la cabeza escribir una novela?

Decir que empecé escribiendo relatos parecerá una obviedad, pero así fue. Antes de nadar hay que chapotear; además, cuando era más joven participé en algún concurso literario infantil y colaboré en el periódico de la Escuela Nacional de Policía cuando estudiaba allí. Escribir una novela es como hacerlo sobre una historia concreta: tiene su momento en la vida. Ese momento llegó cuando una de las múltiples ideas que germinaban en mi cabeza cogió suficiente fuerza. Fue, como suele decirse, la fase de inspiración. El 99 % restante es transpiración, entendida como obligarse a una sacrificada rutina diaria, fruto de la cual, tras dos años y medio, surgió `Hadas con tacones afilados´.

Corrígeme si me equivoco, la escribiste siendo inspector de la UIP. Explícanos en qué consiste esa unidad y cómo pudiste escribir, trabajar y llevar la familia todo a la vez.

Las unidades de intervención policial, pese a ser conocidas por la ciudadanía como “antidisturbios”, desempeñan muchísimas otras tareas: protección de personalidades, actuación en grandes catástrofes, etc... Es un trabajo apasionante, pero también absorbe la práctica totalidad de tu tiempo. En relación a la sacrificada rutina de la que hablaba antes, escribí mi primera novela robándole tiempo al sueño, al deporte y a otros momentos de ocio (jamás al trabajo). Por otra parte, dado que en las UU.I.P. se viaja gran parte del año, me acostumbré a escribir en habitaciones de hotel.

¿Qué tal la experiencia de escribir esa primera novela?

Igual que cualquier otra que demande constancia, sacrificio y esfuerzo: dura cuando la acometes, salpicada de momentos de desánimo e indescriptiblemente gratificante cuando la terminas. Al hacerlo te das cuenta de que has aprendido muchas cosas: a escribir un poco mejor, conocimientos relacionados con las materias sobre las que te documentas, pero ante todo sobre ti mismo.

¿En cuanto a publicar con editorial?

Mi historia es idéntica a la de tantos escritores noveles: la mayoría de las editoriales a las que envié el manuscrito de mi primera novela ni siquiera respondieron. Pero esto funciona así. Conocía las dificultades, aunque tenía que intentarlo. De modo que opté por la autopublicación. Bien es cierto que no esperaba la difusión y las críticas que tuvo el libro, que en general han sido muy positivas. Incluso alguna editorial independiente me escribió para decirme que la habían leído, una vez publicada, y le había gustado mucho.
Ahora que he terminado el manuscrito de mi segunda novela estoy inmerso de nuevo en la procelosa tarea de buscar una editorial que apueste por mi trabajo. En ello ando, con la misma ilusión y empeño; y lo consiga o no, mi historia verá la luz de un modo u otro.

Hay mucho de ti en esa novela, por mucha ficción que sea… ¿pero que hay realmente de ti?

Dejamos nuestro rastro en aquellos lugares que visitamos, en lo que decimos y en lo que hacemos. Por supuesto, también en lo que escribimos. Es una huella existencial tan involuntaria como delatora. Nadie se libra de eso. Pero también considero que, cuando pules tanto una historia, también lo haces con aquellas partes tuyas que depositas. Con esto quiero decir que mis novelas no son en absoluto autobiográficas ni retratan a nadie en particular –salvo que tenga la intención de hacerlo—. Otra cosa es que en ella haya tics o dejes míos que quienes me conocen detectan con más rapidez que quienes no. Siempre hay un fondo de verdad, pero no necesariamente de fidelidad. En cualquier caso, me gusta hacer mías las palabras de Juan Carlos Onetti: “Escribir es mentir bien la verdad”.

¿Con qué te quedarías, con que parte o escena de la novela o personaje y por qué?

Cuando uno tiene hijos supongo que le gustan sus ojitos, sus labios, sus manitas, su pelo, etc. En cada página de `Hadas con tacones afilados´ hay muchas horas de escritura, infinitos borrones, meses de documentación y asesoramiento... No soy la persona adecuada para decirlo. Prefiero que sea el lector el que lo decida y, sobre todo, lo disfrute.

¿Por qué nos recomendarías esta novela? ¿Qué tiene?

Insistiría en el final de mi respuesta a la pregunta anterior: que sea el lector quien lo decida. Pero ya puestos, creo que `´Hadas con tacones afilados´ es una novela poliédrica: hay una investigación criminal que cabalga de una manera realista a lomos de procedimientos policiales reales, una trama de celos, infidelidades y amor, una descarnada historia humana con la que muchísimos lectores se sentirán identificados y que, lógicamente, no voy a destripar aquí para que les golpee con toda su fuerza; también en sus páginas podrán encontrar una retrato crítico del papel de los medios de comunicación y, por supuesto, no podemos olvidar el choque que se produce a lo largo de la historia entre la ciencia, la religión y las pseudociencias.

Sé que hay por ahí otro proyecto tuyo, cuéntanos

        Acabo de terminar la corrección del manuscrito de mi segunda novela. Se titula `La melodía de las balas´, y narra la historia de Jon, un ex miembro de ETA que, desaparecida la banda terrorista, se gana la vida como sicario. Pero también posee una curiosa virtud: es un consumado pianista de jazz. Jon viaja a Valencia en plenas Fallas para cometer un asesinato motivado por una venganza familiar; sin embargo, todo se torcerá de un modo insospechado. En esta novela, que transcurre entre Valencia, Colombia y Venezuela, hay realismo, violencia, jazz, pasión, sexo, corrupción policial y militar, niños sicarios y una cruda visión de la condición humana.

¿Qué piensas de la importancia de la relación entre blogueros y autores? ¿Es beneficioso o puede llegar a perjudicar?

Escribir es desnudarse ante un espejo. Publicar, hacerlo ante todos, con todo lo que implica. Desde que vio la luz mi primera novela, la comunicación con lectores, blogueros, periodistas y otros escritores no solo va en aumento, sino que me resulta verdaderamente satisfactoria.

Recomiéndanos un libro que no sea el tuyo.

Uf, tantos... El lirismo realista de Delibes en `El camino´, la dureza de Vargas Llosa en `Lituma en los Andes´, la sagacidad vengativa de Justin Scott en ´El cazador de barcos´... La lista sería interminable. Lo dije antes: cada historia tiene su momento; a lo largo del día, de una etapa o de toda la vida.

Un autor

De entre los clásicos, cualquiera de los anteriores. De los nuevos rostros, me gustó la fuerza del inspector Marcial Lisón y el modo tan especial en el que resolvió su novela `Muertes de sobremesa´ el escritor David Jimenes “El Tito”.


Una película

Recientemente he descubierto `Begin again´, una película que narra el encuentro entre un productor musical fracasado y una compositora emergente cuya vida se derrumba. Toda una alegoría sobre la negativa a rendirse ante la desesperanza. Algo que debemos tener muy presente los escritores noveles.

Un lugar para perderte…

Todas y cada una de vuestras bibliotecas. Y si cualquiera de mis novelas vive alguna vez en vuestras estanterías, ya ni os cuento...

Para despedirte, dinos cualquier cosa que no te hayamos preguntado y quieras decirnos.

Solo agradeceros la atención y el cariño que me habéis regalado y desearos una larga vida literaria. Las letras siempre merecen la pena.


Gracias Rubén, por haber sacado un poquito de tu tiempo para mi blog y sus seguidores, e invitado estás para cuando la segunda novela vea la luz.

Os dejo todas las redes sociales de Rubén por si queréis visitarle o leer su novela. Y mi reseña de su novela "Hadas con tacones afilados" 























03 julio 2017

Hadas con tacones afilados - Rubén Sánchez Fernández (#ali80)





Título: Hadas con tacones afilados
Autor: Rubén Sánchez Fernández
Editorial: Circulo Rojo
Género: Policíaca
Páginas: 466
Fecha de publicación:  Junio 2015
Adquirir aquí 

La emisión del programa nocturno de videncia Astroesotériko se ve interrumpida por las llamadas telefónicas de un misterioso personaje que desafía a su presentador, el vidente César Velano, a demostrar la certeza de sus predicciones. Pero cada llamada finaliza con la aparición de una víctima salvajemente asesinada en algún lugar de la ciudad. De la investigación se hará cargo el Inspector Silvio Tanco, un hombre cuyo presente está marcado por su caída en desgracia en la Policía, que se debate entre dos mujeres de su pasado y que se ve amenazado por una grave circunstancia que pondrá en peligro su futuro. Ciencia, religión y pseudociencias enfrentadas, misterio, violencia, pasión y deslealtades. Todo eso es Hadas con tacones afilados. Una novela donde nada es lo que parece.